fbpx

Sintoniza con tu pasión: encuentra las habilidades que te apasionan.

Sintonizar con tu pasión o pasiones puede ayudarte a mejorar tus resultados en tu trabajo y encontrar satisfacción personal.

Gestionar nuestra marca personal puede ser algo complejo o divertido, y eso dependen de cada uno de nosotros , del estilo de aprendizaje que tengamos, pero sobre todo de las ganas de lograr nuestros sueños.

Trabajar en nuestra marca se  trata muchas veces de un viaje de descubrimiento o redescubrimiento, algunos pasamos por empezar de “cero” algún proyecto o emprender y otros ya llevamos un buen recorrido con nuestra carrera profesional, pero nos enfrentamos en algún punto a tener que pensar fuera de la caja.

A lo largo de estos años en mi trabajo apoyando a personas-profesionales a trabajar su marca personal he descubierto algunos puntos en los que se necesite mucho enfoque de trabajo o herramientas adicionales para trabajarlos.

El área de autoconocimiento es clave para desarrollar y trabajar nuestra marca personal, es nuestra base, y sin esta no seremos capaces de sustentar nuestro futuro.

Todos queremos redes sociales bonitas, seguidores, interacciones, incluso queremos crear “estrategias” para conseguir ventas, vistas, etc., pero sin pensar en el autoconocimiento, y este es parte fundamental de las estrategias para nuestra marca personal.

Sin autoconocimiento no hay estrategias.

Trabajar en un DAFO personal, identificar nuestras habilidades, estilo de aprendizaje, saber que queremos, identificar lo que nos apasiona y también saber que es aquello que no nos gusta es parte importante de la información para definir las estrategias personales, de comunicación y visibilidad.

Pasión y potencial

Para descubrir nuestro propósito, se requiere de identificar nuestras pasiones.

Nuestras pasiones son todas aquellas actividades que nos gustan y que estamos predispuestos a hacer bien de forma natural y sin recibir muchas veces un pago a cambio.

Seguramente has escuchado a las personas decir que hay personas que están desaprovechando su potencial. Pero, estas personas sabrán verdaderamente ¿cuál es su potencial?, o tal vez eres tú a quien muchos han dicho esto, tal vez, lo has pensado, pero no sabes como aprovecharlo.

Otra situación que pasa constantemente es que hay personas aburridas de su trabajo, pero “necesitan” trabajar, es decir, trabajan por trabajar, no tienen un sentido de vida claro en esta área, adicional a esto, no buscan mejorar su actividad laboral pues  no tendría razón ser esa mejora.

Imagina como podrían ser las cosas si encontráramos un sentido, una razón de ser (Ikigai) a nuestro trabajo más allá del dinero. Que tuviéramos claro nuestro potencial  y que lo pudiéramos aprovechar.

Claramente, si conocemos nuestro propósito y nuestro potencial, trabajaríamos enfocados, motivados y con mejores resultados.

Pues bien, hace tiempo encontré una herramienta que permite dar claridad a nuestro potencial:  Cuadrantes de potencial de Jay Shetty, en el libro Piensa como un monje.

Cuadrantes de potencial

Estos cuadrantes nos permiten identificar una suma entre nuestras habilidades y pasiones o una resta entre nuestras habilidades y pasiones. Por lo tanto, mediante estos cuadrantes nosotros podemos trabajar nuestro potencial.

Primer Cuadrante: Se te da bien, pero no te gusta

Todos tenemos habilidades naturales, pero que no necesariamente nos encante desarrollarlas.

 Si nos encontramos en este cuadrante es importante plantearnos preguntas y acciones que nos permitan avanzar al segundo cuadrante.

 Primero identifica tus pasiones y habilidades que coincidan; crea tu punto de reflexión ¿qué puedo hacer para mejorar?, ¿cómo puedo avanzar a mi segundo cuadrante?

Ten en cuenta que una persona puede realizar diferentes cosas, por ejemplo ser actor y cantante, o productor, tal vez ser ejecutivo y diseñador. 

En este punto, como dice Jay: “busca oportunidades de hacer lo que te gusta en la vida que ya tienes “, no es necesario hacer un cambio radical y cambiar de profesión o emprender para un sector totalmente diferente. En tu profesión actual, puedes identificar oportunidades e ir poco a poco avanzando. Recuerda que todo es un proceso.

Segundo cuadrante: Empleamos nuestras habilidades para hacer lo que nos gusta

Este es el cuadrante en donde a todos nos convendría vivir, es la forma más equilibrada y satisfactoria que podríamos encontrar.

Para llegar a este cuadrante requerimos de un nivel de autoconocimiento profundo, conocer fortalezas, debilidades, sueños, pasiones, habilidades y también personalidad.

Identificar inclinaciones y personalidad nos permitirán conocernos para poder colaborar con los demás de manera complementaria,

En este punto nuestra propuesta de valor puede resultar poderosa para los demás, lo que significa poder vivir y ganar de lo que nos apasiona, estaremos satisfechos y motivados, dispuestos a estar en mejora constante.

Tercer cuadrante: No se te da bien y no te gusta

Haz todo lo posible por salir de este cuadrante, ya que puede generarte emociones o situaciones desagradables. 

Es importante entender que siempre existiran tareas desagradables aun dentro de nuestras pasiones, por ejemplo empezamos a vivir del arte que hacemos, pero el gobierno nos pide pagar impuestos, tenemos que aprender o contratar a alguien, no hay de otra y forma parte del crecimiento.

Busca a quien pueda complementarte en actividades, y no olvides que cada tarea es imprescindible para seguir avanzando.

Cuarto cuadrante:No se te da bien, pero te gusta

A veces pasa que cuando nuestras pasiones no son lucrativas, les empezamos a restar prioridad y las dejamos a un lado.

Para perfeccionar algo, debemos trabajarlo constantemente, no hay otra forma. Es impórtate darnos un espacio para desarrollar y perfeccionar nuestras pasiones o seguiremos en el mismo punto. 

Nos enfrentaremos a situaciones en las que no podamos realizar con exactitud alguna pasión, pero eso no significa que debamos renunciar.

Aquí es donde debes generarte una pregunta poderosa ¿cómo puedo estar cerca de mi pasión?, un ejemplo es, no pude ser futbolista profesional, pero si puedo ayudar a otros a llegar a serlo, sigo en el mundo del futbol, mi pasión.

En general la mayoría de nosotros pasamos nuestra trayectoria en el primer cuadrante, trabajamos en profesiones que se nos dan bien, pero no nos gustan.  Y cuando tenemos tiempo libre, saltamos al cuarto cuadrante para dedicarnos a nuestras pasiones y cosas que nos interesan, aunque nunca tenemos tiempo suficiente para hacerlas como quisiéramos.

¿Qué puedes hacer para mejorar?

Trasladar tu pasión a tu trabajo puede ayudarte a fortalecer tus resultados y sobre todo motivarte en tu día a día.

 Busca formas de ajustar tus pasiones en otros aspectos de tu vida para poco a poco acercarte al segundo cuadrante.

Personaliza tu trabajo, rediseña tu empleo, coloca tu estilo en lo que haces y genérate satisfacción profesional y personal

Redirige tus tareas, relaciones, y  mejora empezando por cambiar la percepción que tienes de tu propio trabajo.

Trabaja la intención con la que abordas tu trabajo, esto repercutirá en el sentido que te dé y en tu motivación.

Por último no olvides sumar a tu potencial, pide ayuda para trabajar en ello y avanza.

Si deseas trabajar tu autoconocimiento, te recomiendo leer: Piensa como un monje de Jay Shetty, en el cual me inspire para hacer este post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *